viernes, 7 de diciembre de 2012

Lección de Bajo - Blues Shuffle




Blues Shuffle

Por Francisco de Borja.

Reseña Histórica

El Blues nace en las comunidades negras de Estados Unidos. Sus antecedentes pueden hallarse en los cánticos de esclavos y los spirituals (forma arcaica de góspel). Cuando estas herencias africanas entran en contacto con las estructuras musicales europeas de la música blanca, es que comienza su gestación.
 Las primeras manifestaciones claras en este estilo, las podemos hallar alrededor de 1870, en sitios como Misisipi, Memphis y New Orleans.  Se interpretaba solamente con voz y guitarra, pero al poco tiempo pasaría al formato orquestal.
El término “Blues” se refiere a un estado anímico melancólico, y claro, si entendemos el contexto social del Estados Unidos de esos años, estaremos de acuerdo en que los afroamericanos tenían suficientes motivos para lamentarse.  Pero más que un estilo depresivo, el Blues debe entenderse como una momento de catarsis, de purgación de las penurias, e incluso, como un llamado de esperanza, no en vano el mensaje de muchos de sus clásicos finalizan con algo así como “mañana será otro día”.

¿Por qué estudiar el Blues?

1-    No existe otro género que sea más influyente en la música popular. El rock, el pop, el jazz, el funk, el country, el reggae, son todos estilos que se han visto fuertemente influenciados por él.  Estudiándolo podrás transitar con mayor propiedad por todos ellos.
2-    Es una excelente forma de conocer a los músicos con que tocas. Como veremos un poco más abajo, el Blues tiene una estructura predeterminada, eso significa, que una vez asimilada, fácilmente puedes adaptarla a otros tonos, y ya que estamos hablando de un estilo fundacional, las probabilidades de que los otros músicos la conozcan son altas . Digamos que te juntas  con un grupo por primera vez a tocar, ¿con qué van a empezar? ¿otra desaliñada versión de  “For whom the bell tolls”?... ¿por qué no mejor tocar un Blues en E?
Mientras que con un cover todo el éxito del resultado dependerá de que tan memorizada tengan todos la canción y que tan parecidos al disco suenen, con el Blues  en E, desde la primera hasta la última nota, todo lo que se oirá será el aporte creativo de cada integrante. En definitiva, pronto puedes tener una idea de las capacidades musicales de los que te acompañan.
3-    Para estudiar improvisación. Por su cualidad de obedecer a una estructura familiar, los cambios de acordes se hacen intuitivos, lo que lo convierte en un excelente campo de pruebas para tus primeros pasos en la improvisación. Puedes ir periódicamente cambiando los tonos de los Blues con los cuales estudias, y pronto irás notando como tu diapasón se hace más fácil de descifrar.

Teoría del Blues

Hoy aprenderemos  la que es sin dudas la estructura más estándar del Blues. Existen otras igualmente interesantes que espero poder tratar en futuras publicaciones.

(figura 1)



 Como bajistas, lo primero que debemos identificar es el movimiento de fundamentales, es decir, dónde estarán las notas raíz sobre las cuales se erigen los acordes. El Blues se basa en 3 acordes, los cuales identificaremos por grados: Iº, IVº y Vº. En el Iº tenemos el tono de nuestro Blues, y desde él se calculan los otros dos grados restantes. El IVº tiene una distancia de 4J desde el Iº, en otras palabras, es distante en 2½ tonos. Debido a que desde la fundamental hasta el IVº hay comprometidas 4 notas, es que recibe el nombre de cuarto grado (por ejemplo, el IVº de C, es F). Finalmente, tenemos el Vº grado, que se halla a 3 ½ tonos de la fundamental, su nombre se debe a las razones recién expuestas.  La ubicación de los grados puede facilitarse considerablemente si se presta atención al gráfico de más arriba (figura 1).  Ellos muestran las dos formas en las cuales puedes plantearte la ubicación de los grados, cualquiera de esas dos figuras puedes trasladarlas al lugar que escojas del diapasón, y obtendrás los grados de un Blues en aquél tono.

(figura 2)


La duración convencional de la estructura Blues es de 12 compases (ver figura 2). En ellos transcurrirá una sucesión de giros armónicos basados en el Iº, IVº y Vº.  Concluido el duodécimo compás, la estructura volverá a repetirse, y así seguirá ocurriendo hasta el final del tema. Suena repetitivo, pero un buen músico de Blues sabe que debe acompañar en todo momento la intensidad que esté dictando la melodía, por lo tanto, las frases no son todas iguales, y su dinámica siempre es variable.
En resumen, la estructura Blues que estamos viendo dice: cuatro compases en el Iº,  dos compases en el IVº, dos compases en el Iª,  uno en el Vº, uno en el IVº, uno en el Iº y finalmente uno en el Vº.

Métrica y clave rítmica.

(figura 3)


El Blues es en 12/8. Cuando esta condición no se cumple estamos hablando de Blues-Rock, Blues-Jazz, o cualquier otra fusión de un estilo con el Blues.
Observemos entonces la figura superior y analicemos su significado. En el primer sistema tenemos la representación de los pulsos. Los pulsos equivalen al “beat”, a la velocidad de la música, cuando escuchamos una canción y empezamos a mover de manera involuntaria un pie, estamos llevando el pulso . De esos pulsos, regulares y equidistantes entre sí, tenemos cuatro por compás y aquí han sido representados por la figura de negra con puntillo. El puntillo extiende la duración de una figura en la mitad de su valor. La razón de su empleo, es para lograr una subdivisión de tres (una negra normal puede subdividirse en dos corcheas, al utilizar la negra con puntillo, se suma una corchea más, formándose un tresillo de corcheas).  Si prestamos atención al primer y segundo sistema, comprobaremos la relación entre el pulso y subdivisión. Ahora contemos la cantidad de corcheas en un compás, el resultado nos dará 12, lo cual equivale a la cifra superior de la fracción métrica. El 8 es el número que denomina a la corchea, todas las figuras musicales obtienen un número en relación a la cantidad de veces que caben dentro de una redonda, de modo que, 12/8 es el equivalente a decir en cada compás hubo un total de 12 corcheas.
El tercer y cuarto sistema pasan a explicar lo que viene a ser la “clave rítmica” del Blues, esta es la “corchea swing”.  Esta figura está tan presente, que se podría decir que los músicos elaboran y construyen sin perderla jamás de vista.  Cuando a un tresillo se le liga la duración de la primera corchea con la segunda, quedan sólo el primer y el tercer ataque, lo cual genera una “corchea swing”, una corchea irregular derivada del tresillo.

Acorde del Blues
(figura 4)

Su acorde característico es el 7 (ver figura 4), que se conforma por una tríada mayor más una séptima menor.  Los intervalos que lo conforman reciben el nombre de fundamental, tercera mayor, quinta justa y séptima menor. Fundamental es la nota base del acorde, la tercera mayor está a distancia de 2 tonos de la fundamental, la quinta justa a distancia de 3 ½ tonos de la fundamental y finalmente la séptima menor que conviene visualizarla 1 tono antes de la octava.
Es importante señalar que el Blues también puede tocarse con simples acordes de tríada mayores, en consecuencia, se hace la misma figura pero omitimos la séptima menor.

Notas empleadas en la línea

(Ver figura 4) Las notas más importantes siempre serán las de la armonía, en este caso, el acorde 7. Nos es coincidencia entonces, que en esta línea dichas notas caigan con los pulsos, y que entre medio de ellos use las escalares o las de paso (ver cuadro anterior). Las notas escalares aquí utilizadas provienen del modo mixolidio, y son la 2da mayor (1 tono sobre la fundamental), y la sexta mayor (1 tono más alta de la quinta, ½ tono bajo la séptima). Las notas de paso o cromáticas, son las que al no pertenecer ni al acorde ni a la escala, aportan cierta “suciedad” o disonancia. En este género es  un efecto totalmente deseable, pues si nos mantenemos exclusivamente en las notas del acorde o en las de la escala, luego de un rato la línea sonará demasiado “correcta”. Sin embargo, esta cualidad también las convierte en notas altamente inestables, muy pronto deben resolver a una del acorde, y se debe evitar aplicarlas en tiempos fuertes del compás.

Artistas recomendados

Como hemos podido constatar, el Blues es un género con mucha historia,  pueden sin mucha dificultad rastrear material de comienzos del siglo XX. Pero para alguien que recién decide indagar en él, creo que es recomendable iniciarse con artistas más cercanos a nuestra época como Muddy Waters, Stevie Ray Vaughan, Howlin’ Wolf, John Lee Hooker y por supuesto, el gran B.B. King.



3 comentarios:

  1. EXCELENTE LA EXPLICACIÓN CON GRAFICOS Y TODO!! MUY CLARA Y SINTETICA...ME AYUDÓ A ENTENDER VARIAS COSAS!! GRACIAS!!! :D

    ResponderEliminar